27-11-2020 / Redacción
 
Democratización de la obra pública, permitirá a constructores ser competitivos y superar crisis: Eduardo Mendoza
El constructor michoacano aceptó la invitación de homólogos para competir por la renovación de la presidencia estatal de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción
Con ideas frescas e innovadoras, destacando la experiencia de los socios de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en Michoacán, se buscará consolidar la democratización de la obra pública en el estado, planteó Eduardo Mendoza Barajas, actual secretario de la CMIC.

Ante la proximidad de la renovación del Consejo Directivo de este organismo empresarial que aglutina a 200 empresas, Mendoza Barajas es impulsado por un grupo de asociados para que compita por la presidencia de la Cámara durante la Asamblea que se realizará a principios del 2021, que habrá de sustituir al actual presidente Jesús Antonio Mazier Contreras.

Tras un 2020 complicado por la pandemia de Covid-19 y ante la reducción de presupuestos de los 3 niveles de gobierno, se proyecta que habrá menos obra pública debido a la disminución de la recaudación fiscal, la competencia es más grande entre el gremio y la falta de recursos se agudizará, por tanto las empresas más sólidas son las que tendrían mayor posibilidad de conseguir contratos y se dificultará la participación de las mipymes.

Eduardo Mendoza señaló que la obra pública dependerá mucho de la certidumbre política y económica, así como del mismo comportamiento de la pandemia.

Con una trayectoria empresarial familiar de 40 años y con 30 años de afiliación en la CMIC, con miras a la renovación de la presidencia de la Cámara, presentó un plan de trabajo que contempla 17 acciones para la competitividad y productividad del gremio constructor; además de "conseguir trabajo y salvar a nuestras empresas, pues se debe erradicar el riesgo de una crisis mayor a la que se ha vivido en los últimos años".

Ante un grupo de constructores, señaló que para ser empresario se requieren de 3 cosas: asumir riesgos patrimoniales y de imagen, tomar decisiones y tener claridad y objetivos claros. También expuso de los requisitos para ejecutar obra, entre los que señaló saber y poder hacerla, además de conseguirla.

"Tenemos que ser propositivos, claros y contundentes para resolver los problemas de la obra pública de Michoacán, que redundará en beneficio para las y los michoacanos", añadió.

En Michoacán de las empresas afiliadas a CMIC el 30 por ciento se dedica a obra privada y el 70 por ciento a obra pública; en este último segmento generan en su conjunto 32 mil empleos.

La industria de la construcción es un segmento que mueve de decenas de ramas económicas y el 75 por ciento de la economía depende de esta industria.

Finalmente, Eduardo Mendoza Barajas indicó que se tendrá que mostrar capacidad, seriedad y especialización para ser tomados en cuenta al momento de los concursos, adjudicaciones y ejecución de la obra pública en el estado.